VUELTA AL COLE

vuelta al cole
Las vacaciones están a punto de acabar y volver al cole supone muchos cambios para los más pequeños de la casa. La mayoría de los niños, sobre todo los más pequeños, suelen estar ilusionados por el reencuentro con sus compañeros de clase y los nuevos libros, pero los madrugones, las prisas y los agobios de los primeros días, unidos a la mayor dificultad del nuevo curso pueden hacer difícil volver a la rutina.

¿Podemos hacer que la vuelta al cole sea más fácil?

Nervios, prisas, cambios bruscos de humor y falta de sueño, entre otros, pueden ser los protagonistas de nuestros primeros días de clase si no nos hemos preparado con antelación. Aunque todo acaba por encajar y volver a la normalidad lo cierto es que los primeros días cuestan y pueden convertirse en un momento estresante para padres e hijos. Para evitar esto, podemos seguir una serie de consejos que pueden ayudarnos a que la vuelta a la rutina sea más sencilla para todos.

Lo primero que debemos considerar es que las RUTINAS Y HORARIOS de los niños han sido mucho más flexibles durante el verano, de modo que conviene comenzar a normalizarlos unos días antes de la vuelta al cole. Se recomienda normalizar las rutinas  de sueño, alimentación y aseo al menos una semana antes.

También es aconsejable hacer una REVISIÓN DE LIBROS Y MATERIAL que necesitaremos para el nuevo curso y dejarlo organizado para no sufrir agobios de última hora. Es recomendable implicar a los niños en el proceso, haciendo de ello una actividad agradable. Involucrarles y darles responsabilidad es bueno para que se sientan útiles e importantes

REPASAR DURANTE EL VERANO lo que han aprendido durante el curso con nuestros hijos puede ayudarnos, por un lado, a que no olviden lo aprendido y, por otro, a que sea menos complicado volver a las rutinas habituales.

No debemos olvidar las ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES. Es necesario planificarlas con antelación y procurar encontrar un equilibrio entre actividades lúdicas y formación extracadémica. Aunque estas actividades son beneficiosas, no  conviene sobrecargar a los niños.

Es aconsejable HABLAR sobre la vuelta al cole, anticipar lo que el niño va a encontrar (instalaciones, profesores, compañeros, etc). Pregúntales si han echado de menos a sus compañeros, que les gustaría aprender este nuevo curso o que les van a contar a sus compañeros sobre las vacaciones. Puede que necesiten que les vayamos recordando regularmente cuánto falta para que empiecen las clases.

Es importante tener en cuenta las CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS DE NUESTRO HIJO y adaptarnos a ellas a la hora de planificar y poner en marcha la vuelta al cole, cada niño es un mundo y no todos se ven igualmente afectados ni necesitan las mismas cosas.

Y, sobre todo, a pesar de la dificultad de volver a la rutina, debemos evitar transmitir a nuestros hijos ideas negativas sobre la vuelta al trabajo o a la escuela y mantener una ACTITUD POSITIVA.

En ocasiones, incluso si nos hemos preparado, es posible que los niños presenten rabietas, cansancio, irritabilidad, etc. Esto es normal durante los primeros días. Sin embargo, si estas conductas persisten es aconsejable hablar con los profesores para tratar de averiguar si está ocurriendo algo más o si es adecuado acudir a un profesional.