MITOS SOBRE EL TDAH

tdah

El TDAH se ha visto sometido en los últimos tiempos, como otro gran número de trastornos, al debate y el escrutinio de la sociedad, los medios de comunicación y los profesionales. Existen una serie de mitos falsos que pueden dificultar el diagnóstico y el tratamiento de los niños y contribuir a estigmatizar el problema.

El TDAH es culpa de los padres

El TDAH no es culpa de los padres. El TDAH no se produce por la separación de los padres, ni por el nacimiento de un nuevo hermanito, ni por que el padre o la madre trabajen mucho y pasen poco tiempo en casa, ni por cambiarle de colegio, ni porque le cuiden los abuelos. Estas situaciones pueden coincidir en el tiempo pero eso no significa que haya una relación causa efecto. Existen unas condiciones de base biológica y, en algunos casos, hereditarias para que el trastorno aflore.

El TDAH no es una enfermedad real, es un invento reciente. 

El TDAH es un síndrome conductual con bases neurobiológicas y un fuerte componente genético. Se puede tener la impresión que es de aparición reciente, como si fuera el diagnostico de moda pero aparece en la literatura médica al final del siglo XVIII.

El TDA es un trastorno médico, reconocido por las principales instituciones médicas y su frecuencia es similar en todo el mundo.

Todos los niños con TDA terminan superando el trastorno cuando alcanzan la adultez.

 Es cierto que algunos síntomas disminuyen con la edad, sin embargo, la inatención y la impulsividad permanecen en adolescentes y adultos. Más del 70 por ciento de los niños arrastra el déficit en la adolescencia y cerca del 50 por ciento lo continúa padeciendo en la edad adulta.

 El TDAH sólo afecta a los niños, no a las niñas

La investigación indica que las niñas son igual de vulnerables que los niños, aunque pueden pasar más desapercibidas porque presentan menor hiperactividad y menos trastornos de conducta. Cabe señalar también que a raíz de este mito, los niños son llevado a consulta más a menudo y por tanto es más probable que se detecte el TDAH.

 Las personas con TDA no son inteligentes o, cuanto menos, son perezosas

De hecho, muchos estudios muestran que las personas con TDAH tienen una inteligencia igual o superior a la media. En cualquier caso, es absurdo asegurar que todas las personas con TDAH son vagas o perezosas. Algunos lo son, otros son las personas más trabajadoras que he conocido en mi vida, que luchan día a día para superar sus limitaciones.

La medicación produce que los niños sean más propensos a consumir drogas en la adolescencia.

Nada más lejos de la realidad, por el contrario, un TDAH no tratado a tiempo puede conducir al abuso de ciertas drogas o alcohol. Es importante considerar que si bien los medicamentos no curan el TDAH inhiben ciertos síntomas que son muy limitantes para los niños y adolescentes.

Podéis encOntrar más información en la revista especializada Addtitude o en la página de la fundación CADAH