LOS TRES FILTROS DE SÓCRATES

cotilleos
La ciencia dice que el cotilleo puede ser positivo cuando no es malintencionado pero yo te recomiendo que utilices los tres filtros de Sócrates antes de compartir un rumor…


Antes de hablar pasa la información por los tres filtros

 

Cuentan que, en una ocasión, un discípulo llegó muy agitado a casa de Sócrates y le dijo:

– ¡Maestro! Quiero contarte que un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia…

Socrates le interrumpió con tranquilidad:

– ¡Espera! ¿Lo que vas a contarme ha pasado por los Tres Flitros?

– ¿Los tres filtros…? – preguntó el discípulo confuso

– Si – replicó Sócrates – El primer filtro es la VERDAD, ¿Ya examinaste cuidadosamente si eso que me vas a contar es verdadero en todos sus puntos?

– No – reconoció su discípulo – Se lo oí decir a unos vecinos…

– Bueno, al menos lo habrás hecho pasar por el segundo filtro, la BONDAD ¿Lo que quieres decirme es por lo menos bueno?

– No, en realidad no…al contrario…

– ¡Ah! – le interrumpió Sócrates – Entonces vamos al último filtro, la NECESIDAD, ¿Es necesario que me cuentes eso?

– Para ser sincero, no…necesario no es.

– Entonces – sonrió el sabio – Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario…¿Para que quiero saberlo? Mejor, sepultémoslo en el olvido.

oir ver y callar

 

Oir, ver y callar

Los investigadores han intentado recientemente lavarle la cara a una de las costumbres más extendidas y peor consideradas de todos los tiempos: extender rumores.

Os dejo un vídeo de redes sobre la otra cara del cotilleo: su historia evolutiva y sus aspectos positivos.




Sin embargo, en mi opinión, a pesar de que pueda tener un lado positivo, en general el cotilleo es injusto porque lo cierto es que estamos juzgando a los demás sin estar en sus zapatos (me encanta esa expresión) y podemos destruir reputaciones y convertir en victimas a quien no lo merece.

 

Además, cotillear como un hábito no dice nada bueno de nosotros. La investigación demuestra que las personas que más critican (y con peor intención) son aquellas más superficiales, con baja autoestima y una pobre satisfacción en su vida personal.

Así que evitemos extender rumores malintencionados y de juzgar a los demás, probablemente seremos más felices.