LAS CLAVES DE LA INFELICIDAD

felicidad
Para ser feliz no importan tanto las circunstancias como nuestra actitud personal. Lo mismo ocurre con la infelicidad, si practicamos diariamente la actitud adecuada, poco importar√°n las circunstancias y los eventos felices que nos ocurran, tendremos garantizada la infelicidad.
Las situaciones que se describen a continuación pueden ser peligrosas para su salud mental ¡No intente hacer esto en su casa!
 

1. Busca problemas

Si no tienes suficiente con los tuyos, asume los de los dem√°s. Llena tu vida de complicaciones reales o ficticias y procura dar mucha importancia a los sucesos negativos. Por supuesto, no olvides quejarte, pero no hagas nada al respecto.

2. Viva la obsesión

Elige algo que te halla marcado y repítelo en tu mente una y otra vez hasta que solo vivas para pensar en eso.

3. Piensa solo en el futuro

Repasa cuidadosamente todas las desgracias que podr√≠an ocurrir y preoc√ļpate mucho al respecto, d√°ndole vueltas en la cabeza sin parar. Aunque est√© en tu mano, no hagas nada por evitarlo. Aplaza los placeres y la alegr√≠a para el futuro.

4. Comp√°rate siempre con los dem√°s

Esta es una forma muy efectiva de lograr la infelicidad. Concéntrate en lo que crees que los demás tienen y tu careces, te mantendrá en un estado permanente de frustración y además te impedirá disfrutar de lo que sí posees.

5. Nunca te perdones

Si es dif√≠cil perdonar a los dem√°s, perdonarse a uno mismo es mucho m√°s complicado, asi que no te esfuerces en conseguirlo. Piensa que tu eres el √ļnico responsable de lo que ocurre y jam√°s creas que hay situaciones que escapan a tu control.

6. ¡Aíslate!

No prestes atención a aquellas personas que te rodean. Ignora a aquellos que te quieren y se preocupan por ti. No hagas esfuerzos por conocer gente nueva, dirige tus esfuerzos a quedarte solo.

7. Recuerda tus errores

Repásalos una y otra vez, no te des tregua. Has conseguido un montón de cosas en tu vida pero céntrate en lo malo, en todo lo que ha salido mal. Vive en el pasado.

8. No defiendas tus derechos ni tus opiniones.

Quédate callado. Permite que los demás te avasallen, deja que pisen tus derechos, nunca jamás des tu opinión.

9. La vida es algo muy serio, ¡evita reírte!

La vida no es asunto de risa. Reírse sin ninguna razón es un acto irresponsable y frívolo. Si el objetivo es amargarse la vida, no hay espacio para la risa. Serás muy infeliz pero serás una persona seria.