La princesa y el ovillo de lana

ovillo

Hoy quiero compartir con vosotros un cuento sobre la importancia de no posponer nuestra felicidad. Muchas veces encuentro personas que me dicen “Ser√© feliz cuando…” y aqu√≠ pod√©is a√Īadir lo que quer√°is “me jubile”, “termine la carrera”, “encuentre pareja”, “supere este problema”, etc.

Sin embargo, la¬†vida no espera y no sabemos que va a ocurrir ma√Īana, ni de cuanto tiempo disponemos. Lo mejor que podemos hacer es aprovechar el ahora y ser lo m√°s felices que podamos en este momento porque es el √ļnico que existe.

 

Dijo una vez John Lenon que la vida es aquello que nos sucede mientras nosotros hacemos otros planes.

 

La princesa y el ovillo de lana

 

Hab√≠a una vez una joven princesa que estaba cansada de ser peque√Īa. Ella quer√≠a crecer, empezar el instituto y quedarse hasta tarde viendo la tele. Estaba segura de que, una vez creciera, su vida ser√≠a m√°s f√°cil y m√°s divertida. Tan desconsolada estaba que¬†su hada madrina decidi√≥ hacerle un regalo. El d√≠a de su cumplea√Īos le regal√≥ a nuestra princesa un ovillo de lana. Pero no era un ovillo de lana cualquiera, era un ovillo m√°gico.

 

РTodos nacemos con un ovillo Рle explicó a la princesa РCada vez que te sientas triste y quieras que el tiempo pase más deprisa, tira un poquito de esta hebra de lana, pero ¡cuidado! Рadvirtió РPorque cada vez que tiras del ovillo el tiempo pasa. Nuestro tiempo es valioso y nuestro ovillo finito.

 

La princesa estaba encantada con su regalo y decidió probarlo enseguida. Con cuidado tiró suavemente de la hebra de lana y en un abrir y cerrar de ojos era la hora de cenar. Entusiasmada tiró un poco más y terminó el colegio. Ya podía acostarse tarde y aquella misma noche vio varias películas pero el instituto era difícil y decidió acabar sus estudios cuanto antes. Así que volvió a tirar de su ovillo.

ovillo

Después pensó que quería convertirse en reina cuanto antes para poder cambiar las cosas que no la gustaban y hacer de su reino un lugar mejor. Y tiró del ovillo. Tiró de nuevo cuando quiso conocer a su príncipe azul y cuando quiso tener hijos. Tiró cuando se encontraba aburrida y cuando sus hijos le daban disgustos. Tiró tantas veces de su ovillo que cuando quiso darse cuenta era una reina vieja y arrugada y su vida había pasado sin que apenas tuviera tiempo de disfrutarla.