Esto también pasará

Todo en esta vida es temporal, así que si las cosas van bien disfrútalas porque no durarán para siempre. Y si las cosas van mal no te preocupes, tampoco van a durar.

 

Cuenta una antigua leyenda que el rey de un lejano país mandó una vez construir un hermoso anillo con el diamante más perfecto que fue capaz de encontrar Quería que el anillo le ayudara en tiempos oscuros de modo que, cuando estuvo terminado, reunió a sus más fieles consejeros para pedirles un mensaje que colocar debajo del diamante. Un mensaje que le ayudara a superar la adversidad.

El rey quería un mensaje que le ayudase a superar los momentos más difíciles y pudiese ayudar a sus herederos en el futuro, pero debía ser tan pequeño que pudiese  guardarse en el pequeño espacio entre la banda de oro y el diamante. Sus sabios consejeros dieron vueltas al problema durante días y noches sin encontrar una solución satisfactoria.

El rey ya estaba desesperando cuando se acercó a él un viejo sirviente, tan viejo que había servido a su padre durante años antes de servirle a él. El rey tenía un cariño especial a aquel hombre pues le había visto crecer, de modo que le permitió hablar.

– No soy un gran sabio pero conozco el mensaje que estáis buscando. Una vez evité un accidente a un invitado de tu padre quien, en agradecimiento, me dio este mensaje – el hombre le tendió un papelito doblado – Pero no debes abrirlo hasta que sea el momento oportuno.

Por desgracia, el momento no tardó en llegar. El país fue invadido, el rey perdió sus tierras y pronto se vio rodeado por sus enemigos. Cabalgaba solo, huyendo de sus perseguidores hasta que se encontró con un ancho rio que no podía vadear. Estaba perdido. Entonces, recordó el mensaje de su anillo. Se escondió entre unos arbustos cercanos y leyó con manos temblorosas el misterioso mensaje: “Eso también pasará”

 

eso también pasará

 

Durante unos instantes el rey quedó muy confundido con el mensaje de su anillo, incluso estuvo a punto de dudar de su utilidad pero luego sintió una inmensa paz. Con rapidez se ocultó en una pequeña cueva cerca del rio y esperó hasta que sus enemigos dejaron de buscarle. Reunió entonces a sus caballeros y se enfrentó al ejército  enemigo para recuperar su reino. Cuenta la leyenda que antes de que hubiesen transcurrido 10 años el rey consiguió reconquistar sus tierras. Se sintió tan orgulloso de sí mismo, de cómo había conseguido superar las circunstancias más adversas, que decidió dar una gran fiesta.

Fue una fiesta fantástica y todo el mundo estaba muy contento, incluido el rey que no paraba de reír. Cuando llegaron los postres, el anciano que, en agradecimiento, estaba sentado a su derecha durante el banquete, le pidió que volviera a leer el mensaje.

– ¿Ahora? – protestó el rey – Pero ahora no estoy desesperado…

Sin embargo, como tenía mucho aprecio por su viejo sirviente y no quería contrariarle sacó el papel y lo leyó de nuevo: “Esto también pasará”

Volvió a sentir entonces la misma paz que sintió la primera vez que leyó aquel mensaje y comprendió que aquel mensaje debía ser recordado también en tiempos de paz y felicidad.

– Recuerda que todo pasa – dijo el anciano – Ningún acontecimiento ni emoción es permanente